“Va a ser un reto apasionante que asumo con ilusión…”

Comparto mi aportación de esta semana en la revista Madrileña de Medicina, espero que os guste.

CON FIRMA. “Va a ser un reto apasionante que asumo con ilusión…”, por Ángela Hernández

“- ¿Qué quiere decir?

– Mi cirugía doctor, ya sé que para usted no será nada, que estará acostumbrado, y he leído en Internet que no es grave y que es muy frecuente, pero claro…

– ¡Uy, no! No me diga doctor, si yo no he estudiado Medicina.

– ¿Perdone, qué ha dicho?

– Que no soy médico, pero diagnosticarle, operarle y seguir su evolución va a ser un reto apasionante que asumo con ilusión…

– ¿Pero está usted mal de la cabeza? ¿Cómo puede operar si no es médico?

– ¿Yo? ¿Qué quiere decir? No se preocupe, hasta ahora he sido un ciudadano ejemplar, presidente de mi comunidad de vecinos y con grado en… (imaginen el que quieran, Derecho, Económicas, Matemáticas, Astronomía o Robótica).

– ¿Qué hace en esta consulta? ¿Con qué derecho se ha atrevido a explorarme?

– No le entiendo, si voy a poner todo mi empeño en su cirugía…

– ¿Qué no me entiende? ¿Operarme a mi? ¡Usted no me pone las manos encima!”

Algo exagerado, ¿verdad? Nadie iría así al quirófano, ni volvería a acudir a esa consulta de cirugía y, con toda probabilidad, se cursarían denuncias y se evitaría que el ilusionado personaje ficticio del diálogo siguiera ofreciendo su entusiasmo en acometer el reto de operar sin haber pasado por la formación necesaria. Esto es inaudito, no entra en nuestra imaginación y, afortunadamente, vivimos en un estado de derecho que garantiza que una situación así no pueda ocurrir. Los mecanismos para que un profesional no pueda ejercer sin una adecuada formación están perfectamente legislados, y existen múltiples mecanismos para que esto no pase, ya que nuestra salud es un tema muy serio.

Si la salud de un paciente es un tema muy serio, la salud de la población será un tema aún más serio a todos los niveles, y en concreto el gobierno de la asistencia sanitaria pública.

Ya es un clásico la comparación entre el currículum de nuestros ministros de sanidad y el de otros países europeos, el de algún que otro consejero que ha pasado por la comunidad de Madrid, pero… ¿y cuando el tema se extiende también a las direcciones generales?

La semana pasada encontramos un caso concreto en el SERMAS: se sustituyó, sin que se hayan hecho públicos los motivos ni del cese ni del nombramiento, la Directora General de Planificación, Investivación y Docencia. La lectura comparada de los currículums de la cesada y de la nombrada revelaba que se sustituía un perfil técnico, con un excelente bagaje en su ámbito de actuación, por un perfil político con un excelente recorrido en cargos políticos municipales sin ninguna relación con el sistema sanitario.

Y los artículos de prensa sobre los nombramientos son siempre muy parecidos: los agraciados con el cargo asumen el reto y la responsabilidad con ilusión…

¿Se trata de poner en duda la capacidad de las personas que ocupan estos cargos? Demos un paso adelante y digamos con valentía que sí.

Como médicos, tras seis años de grado, el MIR y una especialidad de cuatro a cinco años, creo que tenemos el deber y deberíamos tener el derecho a exigir una formación y cualidades a los que van a dirigir la sanidad de todos. Desde una gerencia, una dirección general hasta no digamos ya un ministerio. Porque asumir esos cargos sin un exhaustivo conocimiento previo del sistema sanitario es tan surrealista como el diálogo que encabeza este escrito.

Y hasta que la gestión del sistema sanitario no se tome en serio, a pesar de la dificultad que entraña y de lo complicado que es, y se siga viendo como una forma de medrar o pagar favores en la carrera política de un partido político u otro, no podemos esperar otra cosa que lo que está sucediendo: el deterioro y hastío de un estupendo sistema de salud y de sus profesionales.

Así que exijamos la profesionalidad real de dichos cargos, y que donde no llegue la humildad personal de no asumir algo para lo que no se está ni remotamente preparado, que sea la sociedad en su conjunto la que ponga fin a los nombramientos políticos discrecionales.

Ángela Hernández Puente
Especialista en Cirugía General, Hospital del Sureste. Presidenta del sector AMYTS de Atención Hospitalaria

– ¿Cree que toda irá bien?

 

“Va a ser un reto apasionante que asumo con ilusión…”

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: