Descansa en paz, Pau

Curar a veces, aliviar a menudo, consolar siempre

Pau era un niño querido. Sus padres no querían nada malo para él. Simplemente se dejaron engañar por los cantos de sirena de los vendedores de humo, por las teorías de la conspiración de los que se forran vendiendo libros en los que acusan de forrarse a las farmacéuticas. De los que hacen negocio con sus productos “naturales” mientras denuncian que los laboratorios hacen negocio con los suyos.

No son los padres de Pau los que deben pagar por su incredulidad (algo que, por otra parte, han hecho ya con creces). No creo que se merezcan el juicio implacable que algunos están empleando con ellos. Ellos no son sino una víctima más.

Ojalá la muerte de Pau y la vida destrozada de esos padres no sea en vano. Ojalá sirva para abrir el debate, para hacer reflexionar a muchos, para acallar a tanto “salvador de la humanidad atrapada en las garras…

View original post 139 more words

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s